Precios Corrientes

precios corrientes

Como todos sabemos, el precio de un bien o servicio está determinado por el sacrificio económico que debe efectuarse para adquirirlos. Hasta aquí la definición parece simple, pero cuando nos entrometemos en la valuación de bienes, surge la incertidumbre si debe hacerse a precios nominales o corrientes, o a precios constantes. El concepto de precios corrientes podría sintetizarse como el   método que calcula con los precios del año en curso, las variaciones en las cifras, sin tener en  cuenta los efectos de la inflación o la deflación sobre éstos.

Cuando observamos datos históricos, los precios corrientes del pasado son los precios que efectivamente tuvieron los bienes en cada momento; de esta forma, en el momento actual los precios corrientes son los que pagamos hoy por cada bien o servicio y la proyección de los precios corrientes futuros.

El concepto,  muchas veces omitido, cobra vital importancia en la composición y elaboración de índices macroeconómicos, como por ejemplo el PIB. El PIB es lo que conocemos como Producto Interno Bruto, representa el valor de todos los bienes y servicios finales producidos dentro de una nación en un año determinado, tanto por empresa nacionales como extranjeras. Dicho cálculo toma como referencia los Precios de los Bienes y servicios vigentes en cada año, a los que se les denomina Precios corrientes.

Para que las variaciones en los índice se deban sólo a modificaciones en los precios y no a otros factores, como por ejemplo el cambio en los hábitos de compra de los consumidores, es necesario que las ponderaciones de los bienes y servicios sean las mismas en los períodos cuyos precios se comparan y, a su vez, que las especificaciones de esos bienes y servicios de la canasta puedan ser comparables.

En consecuencia, es necesario definir el momento de base (no necesariamente es el hoy) al cual deben llevarse los valores de los demás periodos y por consiguiente se define el momento que permite definir que es el pasado y que el futuro, para efectos de aplicar el indicador de variación de precios, inflactando o deflactando los precios corrientes, obteniendo así  precios constantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll To Top